EL AMOR ES DE COLORES





JUNIO 23, 2020



Todos buscamos amar y ser amados, la presión de ser aceptado puede causar frustraciones y sentimientos de impotencia pero la vida hace que todo guerrero se sobre ponga ante cualquier adversidad y continúe su camino en busca de la felicidad.





Todos buscamos amar y ser amados, la presión de ser aceptado puede causar frustraciones y sentimientos de impotencia pero la vida hace que todo guerrero se sobre ponga ante cualquier adversidad y continúe su camino en busca de la felicidad.


Amar a seres de luz es un acto natural, elegir desde el corazón jamás debe ser considerado como algo inferior o antinatural, los individuos tenemos el potencial de deslumbrar a otra persona sin importar su genero.


En la historia de la humanidad se han tratado de establecer limites de quien se debe ser y han generado estigmas alrededor de las personas. Nuestra sociedad vive con restricciones que siempre han existido y que por miedo han buscado la manera de controlar y reprimir los deseos de todos aquellos que rompen con lo tradicional ya que no son iguales al “común denominador”.


Los roles de comportamiento son asignados por nuestros padres, desde pequeños van buscando esa formación para encaminar a un ser humano exitoso, pero pocas veces se les orienta en lo sexual y emocional, esa que al llegar a la adolescencia empieza a despertar los deseos sexuales en todo cuerpo humano.


Desde que comenzamos a ganar seguridad, las personas vamos transmitiendo nuestra personalidad al vestir, al hablar, al caminar, en nuestras ideas, proyectos, relaciones y sobre todo al decidir a quien amar. Ya no permitamos historias frustradas por seguir un estándar social.


Los muros de la vergüenza, el miedo y la culpa atacan a los padres que han rechazado los comportamientos no tradicionales de sus hijos, por no aceptar que han traído a la vida a un ser lleno de luz y con una magia especial. Aunque ellos no logren verlo de esa misma manera.


Hoy en día los desafíos para la construcción de una diversidad sexual son más comunes, y en algunos países se han logrado establecer como una familia, sin importar los géneros y adoptando hijos.


Estar de acuerdo o no va de la mano con tus creencias establecidas desde tu nacimiento, pero respetar el libre albedrío es una gran muestra de amor a la humanidad.


Todos somos libres de amar y a ser amados. Construyamos juntos una sociedad sin racismo y sin discriminación, porque el amor es tan diverso y tan infinito como los colores.