ME PERMITO DESCANSAR





JUNIO 9, 2020



El cerebro es tan devoto en creer que somos una maquina de trabajo que necesita poner a prueba su resistencia, arriesgar todas sus cartas y apostar el todo o el nada, la adrenalina de estar al limite se vuelve una droga que genera una especie de analgésico que vuelca los deseos de continuar consumiendo esa sensación, tal cual lo hace un adicto a sustancias nocivas





El cerebro es tan devoto en creer que somos una maquina de trabajo que necesita poner a prueba su resistencia, arriesgar todas sus cartas y apostar el todo o el nada, la adrenalina de estar al limite se vuelve una droga que genera una especie de analgésico que vuelca los deseos de continuar consumiendo esa sensación, tal cual lo hace un adicto a sustancias nocivas.


En los últimos años el acelere de las actividades en nuestra sociedad ha llevado a muchos trabajadores a encontrar una manera de suprimir sus emociones a través de volverse adictos al trabajo, bajo comportamientos compulsivos que con el paso del tiempo no terminan nada bien, no importa las largas jornadas o los días festivos laborados, el fin de semana se vuelve un momento de ansiedad al no encontrar que hacer si no se cuenta con actividades pendientes.


Cerca del 34% de los trabajadores activos en el país contestan mensajes relacionados a juntas de trabajo o temas laborales durante sus horas de descanso, lo que se vuelve una situación poco saludable, ya que nuestra mente necesita esos momentos de distracción y esparcimiento para poder generar nuevas ideas.


Los workaholics, buscan hacer la diferencia y sienten que vienen a este mundo para generar el mayor impacto posible, por lo que comienza su reto a medir todas sus actividades y las de las personas que los rodean en saber si son altamente efectivas.


Los hábitos de programar actividades y generar nuevos proyectos es una constante en los adictos al trabajo, sus horarios comienzan desde muchas horas antes que el resto de los empleados o incluso de sus propios jefes, sienten que no les alcanza el tiempo para cumplir sus pendientes. Son duros y receptivos, se vuelven hombres y mujeres con alta resistencia al estrés.


Las actividades laborales se vuelven prioritarias a las personales, se busca la excelencia laboral sin tomar en cuenta el descuido a la familia y las relaciones sociales, es por ello que te invito a hacer un análisis de tu persona y tus actividades, identifica si eres un adicto al trabajo y como puedes mejorar tu vida sin necesidad buscar ser un optimizador de soluciones.


Es por esto mismo usa el siguiente mantra: Me permito descansar y así mismo pasa más tiempo con los que amas, ten el valor de mostrar tus emociones, vive tu vida en plenitud, trabaja lo suficiente pero no mueras por hacerlo, pero sobre todo permítete ser feliz, el trabajo no es el significado de la vida, libera tu rutina y vuélvete un ser de amor y compasión que disfruta la vida y es más poderoso que cualquier adicción.


Me permito descansar. Me permito descansar. Me permito descansar.