No todo es desechable





OCTUBRE 15, 2019



Vivimos en un mundo desechable. Hoy ya nada es para siempre, porque todo simplemente se tira.





Y así cambiamos no sólo de coche, de amigos y de marido, porque actualmente hasta los matrimonios son desechables y más con el surgimiento del divorcio expréss.

Igual que el automóvil o el celular, las parejas de hoy también se cambian por modelos más recientes. Por donde voltees hay una marcada falta de compromiso y una atracción por acceder a todo de una manera mas fácil.

Por ejemplo, con el menor de los esfuerzos, muchos aspiran a bajar de peso con sólo tomar una pastilla para adelgazar, para sustituir esas abdominales sin el mínimo esfuerzo, sin ni siquiera ir al gimnasio.

Las nuevas generaciones han evolucionado sí con múltiples innovaciones y tecnología, pero debemos tomar lo positivo, no lo impersonal que se han vuelto las relaciones y lo hueco de los conocimientos que deja el copy-paste en los nuevos estudiantes, porque es más sencillo copiar… que realmente investigar.

Así se han ido perdiendo los valores, la identidad y nuestra memoria nacional.

En estas situaciones actuales aplica perfecto el refrán “lo que se consigue fácil, fácil se va” y podría ser la causa de que ahora compartamos un mundo tan desechable, tanto que hasta el plástico llega a alta mar.

No es tan simple como decir que se dejaron de lavar pañales de tela para sustituirlos por los desechables, lamentablemente por esta nueva forma de hacer las cosas y de pensar escasean los grandes líderes, personajes de cualquier especialidad, de los espectáculos, música o deportes, aquellos líderes que realmente inspiraban a nuestra sociedad porque ahora cambian el liderazgo por el dinero.

Olvídate de la sociedad por un instante, inicia en tu casa o contigo mismo, ¿por qué te dejaste caer, por que te olvidaste de ti mismo? ¡Comprométete y deja de postergar, no quieras todo fácil y desechable!

Comienza por los pequeños detalles, haz esa cita con el doctor, comunícate con tu pareja, lucha por lo que realmente quieres y el universo o la vida, van a conspirar a tu favor.

Hay decisiones que son para toda la vida, no todo es desechable.